Reseña Histórica

DATOS HISTÓRICOS. El origen de esta Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz y María Santísima de la Amargura, establecida Canónicamente en la Parroquia Mayor de Santa Cruz de Écija, se debe a una aparición de Jesús Nazareno que se produjo un Jueves Santo y más tarde de nuevo el día del Corpus Christi, a Doña Sancha Carrillo, hija de D. Luis Fernández de Córdoba y de Doña Luisa Aguilar, Marqueses de Guadal cazar, cuando la referida Doña Sancha contaba entre dieciocho y veinte años de edad y pasaba unos días en esta ciudad en tránsito hacia la Corte, donde se iba a integrar como Dama de la Emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos I, hecho que debido a estos sucesos no llegó a consumarse, falleciendo en olor de Santidad en 1.537. A partir de aquella aparición comienza una devoción creciente hacia Jesús Nazareno, en la postura de abrazado a la Cruz; realizándose varias representaciones en lienzos, uno de los cuales fue el que al principio recibió culto en Santa Cruz. Más tarde se decide organizar una Hermandad, y el veintiuno de Mayo de 1.666 se constituye y se aprueban las reglas de la misma, las más antiguas que han llegado a nosotros. De la escultura de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz no se sabe a ciencia cierta ni su autor ni la fecha de su ejecución. Se le atribuye con más o menos fundamento a Luisa Roldán “La Roldana“, a Francisco Ruiz Gijón, y con más verosimilitud al insigne Pedro Roldán. Sea quien fuere su autor, la talla es de gran categoría artística encuadrable entre las producciones del Barroco Sevillano. El primer dato documental que le hace referencia establece que en 1.699 se coloca en una Capilla nueva en la Parroquia de Santa Cruz. En las Reglas mencionadas anteriormente de 1.666 se indicaba que no podía haber más de treinta y tres hermanos en recuerdo de los treinta y tres años de Jesús. Ante el aumento de la devoción a la Imagen se reforman las Reglas y se aumenta el número de hermanos, en primer lugar en 1.698 a setenta y dos en recuerdo de las setenta y dos espinas que tenía la corona del Señor. Posteriormente en 1.723 se aumenta el número de hermanos a trescientos divididos a partes iguales entre hombres y mujeres, y transcurriendo el tiempo, y en fecha no concretada, se autoriza que el número sea ilimitado. En la Centuria del setecientos y ochocientos la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno continúa recibiendo un culto fervoroso aunque se sabe bien poco de la actividad de la Hermandad, sólo teniendo noticias de ella a través de libros de hermanos, grabados y algunos documentos de Protocolo. Dicha carencia es debida al extravío del Archivo de la Hermandad hasta 1.907. Es en el último cuarto del siglo XIX cuando la Hermandad sufre el mayor declive debida a la inestable situación social y política de la época, lo que no superaría hasta 1.907 en que se reorganiza de nuevo. Más tarde S.M.D. Alfonso XIII le concede el título de Real al aceptar el nombramiento de Hermano Mayor de Honor, según orden de diecisiete de Diciembre de 1.923. Se componen por esta época partituras para los Solemnes Cultos y Funciones Principales; se observa con ello el fuerte resurgimiento de la Hermandad empezándose por aquella época a publicarse boletines y revistas. En 1.937 cae la Hermandad en un nuevo letargo, aunque solo en lo referido a la Estación de Penitencia, ya que los Solemnes y ejemplares Cultos se mantuvieron todo el año. En 1.957 se reorganiza definitivamente y se establece que no figure música en el Cortejo, y que los hermanos momentos antes de la salida hagan promesa de “silencio” en el desfile, por lo que es conocida desde entonces como la “Hermandad del Silencio”. Se establece a su vez que la Estación de Penitencia dure tres horas, en recuerdo de las tres horas de agonía del Señor en el Calvario, y que se saliere a las doce de la noche del Jueves Santo. En 1.963 se acuerda introducir a la Santísima Virgen como Cotitular de la Hermandad, pues hasta entonces se había permanecido con un solo Titular. En 1.964 se encarga la Imagen de la Virgen al imaginero D. Antonio Castillo Lastrucci y al siguiente año se le bendice canónicamente, advocándosele de la Amargura. Desde entonces a nuestros días ha mantenido una vida ascendente cumpliendo con ejemplaridad todos sus Cultos y Estaciones Penitenciales y mejorando paulatinamente sus actividades y Patrimonio Artístico.  Para terminar, se concede con fecha treinta de Enero de 1.991, el número de protocolo 40, y a petición propia, el título de Venerable que se unirá desde entonces al propio de Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz y María Santísima de la Amargura; lo cual es introducido en la Regla primera de las presentes.