Caridad

“La caridad, por tanto, es la fuente y el origen de todo bien, la mejor defensa, el camino que lleva al cielo. El que camina en la caridad no puede errar nitemer, porque ella es guía, protección, camino seguro. Por esto, hermanos, ya que Cristo ha colocado la escalera de la caridad, por la que todo cristiano puede subir al cielo, aferraos a esta pura caridad, practicadla unos con otros y subid por ella cada vez mas arriba “ (SAN FULGENCIO DE RUSPE, Sermón 3).

Celebrando como estamos la Pascua de Resurrección de Cristo, quien siendo Hijo de Dios llevó a cabo por la salvación del Hombre el acto más generoso que alguien puede realizar, dar su vida por amor, debemos ensalzar la caridad como principal virtud de nuestra religiosidad y hacer acopio de nuestro amor al prójimo para resolver, o al menos, paliar en parte, todas las necesidades que desgraciadamente encontramos a nuestro alrededor. Como bien nos enseñó San Vicente de Paul  “ser cristiano y no llorar con el que sufre, ni estar enfermo con el afligido, es ser cristiano en pintura, carecer de humanidad”.

La caridad es un pilar fundamental en los cimientos de una hermandad y en estos tiempos difíciles que nos ha tocado vivir, se convierte en la mayor de las virtudes, ya que aúna empatía, amor y justicia hacia aquellos que tristemente están padeciendo algún tipo de carencia, bien sea del cuerpo o del alma.

Nuestra hermandad ha entendido la caridad como fundamento primordial y por ello lleva a cabo varias obras sociales. La principal  y más consolidada es la colaboración con la asociación ANDEX y su incesante lucha a favor de los niños que padecen la terrible enfermedad de cáncer y sus familias. En Noviembre de 2012 con la conferencia del Dr. Pérez Bernal como pistoletazo de salida, la hermandad puso en funcionamiento una campaña de captación de donantes de órganos que, junto con la Hermandad de la Expiración de Écija, ha dado lugar al nombramiento de una rotonda de la ciudad, como homenaje a todas aquellas personas que, desinteresadamente, dan aquello que otros tanto necesitan: VIDA. Con la llegada de la Navidad y, por consiguiente, la Epifanía de los Reyes Magos, realizamos en el colegio Nuestra Señora del Valle (vulgo Valle de las Monjas) las I Migas Solidarias, donde se intercambiaba un plato de migas por un juguete para que ninguna familia necesitada se quedara sin la visita de los Magos de Oriente. Fue un éxito, lo que nos anima a continuar con esta labor en el presente año.

La Hermandad del Silencio tiene como prioridad, debido a los tiempos que estamos atravesando, estar al lado de todo aquel que lo necesite y abre sus puertas a cualquiera que sienta inquietud caritativa y no sepa como canalizarla. Como dijo aquel sabio “ los hombres no viven juntos porque sí, sino para acometer juntos grandes empresas” (Ortega y Gasset).

“Un precepto nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; como yo os he amado, así también amaos mutuamente. En esto conocerán todos que sois mis discípulos: Si tenéis caridad unos para con otros.” Jn 13, 34-35.

Diputación de Caridad.